Saltar al contenido
Cura Para El Herpes

Infecciones que se suelen Confundir con el Herpes

El herpes genital afecta a millones de personas, pero debido a que hasta el 60 por ciento de las personas con la enfermedad son asintomáticas, puede ser difícil diagnosticar la enfermedad para prevenir que se propague más.

Además de enturbiar el problema, hay otras enfermedades que pueden imitar los síntomas del herpes y causar que las personas infectadas se diagnostiquen mal y no busquen la atención médica adecuada para su enfermedad. Los profesionales de la salud también pueden dejar de realizar las pruebas apropiadas para el herpes y diagnosticar erróneamente la enfermedad como una de las enfermedades similares.

El herpes genital se transmite por contacto directo de piel a piel durante la actividad sexual. El medio de transmisión más común es la piel de la persona no infectada que entra en contacto con llagas o ampollas en el área genital de la persona infectada a través del sexo oral, vaginal o anal.

El herpes genital es causado por dos variaciones del virus del herpes simple, HSV-1 y HSV-2, aunque la gran mayoría de los casos de herpes son causados ​​por el HSV-2, mientras que el HSV-1 se asocia más frecuentemente con el herpes labial.

El herpes genital afecta casi una quinta parte de la población de EE. UU., mientras que el herpes oral afecta hasta el 80 por ciento. El síntoma más comúnmente conocido del herpes son los brotes periódicos de ampollas y úlceras en el área genital o en el área del ano. Estos brotes generalmente duran de 2 a 21 días, y el primer brote después de la infección suele ser el más grave.

Como se mencionó anteriormente, muchas personas infectadas con herpes son asintomáticas, lo que dificulta el diagnóstico de la enfermedad. Cuantas más personas se queden sin diagnosticar, más probable es que transmitan la enfermedad a otras parejas sexuales sin darse cuenta. Actualmente, no hay cura para el herpes genital, pero las vacunas están en desarrollo.

Síntomas familiares, problema diferente.

Hacer que el problema del diagnóstico sea más difícil es el hecho de que algunos de los síntomas del herpes, particularmente en los casos leves de herpes genital, pueden confundirse fácilmente con otras enfermedades como:

Liquen plano

El liquen plano es una enfermedad que causa lesiones o erupciones, generalmente en el área. De la boca, pero también a veces en el área genital. Las lesiones en el área genital pueden parecerse a los síntomas del herpes. Se desconoce la causa del liquen plano, pero la enfermedad no es contagiosa. Se trata con esteroides orales, medicamentos inmunosupresores, aloe vera y otros medicamentos.

Dermatitis atópica

Es otra dolencia que puede asemejarse al herpes genital. La dermatitis atópica, o eccema, causa ampollas con exudación y formación de costras, al igual que el herpes. El eccema es causado por una variedad de factores, incluyendo alergias en la piel.

El número de casos de eccema ha aumentado desde principios del siglo XX, y ahora, entre el 1 y el 3 por ciento de los adultos se ven afectados. Existe una variedad de tratamientos para el eczema, incluido el uso frecuente de humectantes.

El tratamiento con corticosteroides también se usa en casos graves de la enfermedad. No existe cura para la dermatitis atópica, pero con el tratamiento y ciertos ajustes en el estilo de vida se puede minimizar para reducir el impacto en la calidad de vida de los pacientes. Algunos cambios en el estilo de vida de las personas con eccema incluyen el uso de ropa holgada, evitar el estrés y evitar los alérgenos comunes de los alimentos, como las nueces, la leche…

Uretritis

La uretritis es una inflamación dolorosa de la uretra. Las personas con herpes a menudo pueden tener uretritis como un síntoma de la enfermedad. Sin embargo, la uretritis también puede ser causada por varios factores, entre los que se incluyen el adenovirus, el síndrome de Reiter y el tratamiento con isotretinoína. La uretritis puede causar disuria, micción dolorosa o frecuente, que es otro síntoma del herpes.

La uretritis se puede diagnosticar con un hisopo de algodón. Una vez diagnosticada, la uretritis puede tratarse con una variedad de medicamentos que alivian el dolor y la inflamación.

Debido a las similitudes entre estas dolencias y el herpes, es importante que un médico le haga una prueba de herpes si cree que puede tener la enfermedad. Los proveedores de atención médica pueden realizar una serie de exámenes, incluidos análisis de sangre o un cultivo para determinar si usted tiene herpes u otra dolencia.

Las pruebas y la identificación son importantes para detener la propagación del herpes, lo que puede facilitar que las personas infectadas contraigan el VIH o que las personas ya infectadas con el VIH puedan hacer que el virus se convierta en SIDA más rápidamente.

Al diagnosticar el herpes, se pueden tomar medidas para prevenir una mayor propagación de la enfermedad a través de relaciones sexuales sin protección o conductas sexuales de riesgo. La terapia de supresión con medicamentos antivirales también puede reducir la probabilidad de transmisión del herpes.