Saltar al contenido
Cura Para El Herpes

Tipos de Herpes

Herpes es el nombre colectivo de un grupo de virus de ADN contagiosas que permanecen en el cuerpo una vez contagiado y puede causar varias infecciones durante la vida de una persona.

Las infecciones más comunes causadas por el virus del herpes incluyen herpes genital, herpes zoster y el herpes labial. El virus del herpes a veces puede permanecer latente en el sistema durante años a la vez, pero puede despertar en forma esporádica, causando malestar y dolor.

El virus del herpes es más común de lo que mucha gente piensa, la mayoría de las personas que contraen la varicela tienen algún tipo del virus dentro de su cuerpo. La varicela es causada por una variante del virus conocido como el herpes zoster.

El herpes zoster es una de las cepas más leves de este virus, pero puede causar culebrilla, que puede ser muy doloroso.

El herpes labial y el herpes genital pertenecen a la cepa del herpes simple del virus. El herpes genital es altamente contagiosa y una de las infecciones más graves, las que se captura a través de relaciones sexuales sin protección.

Lo mejor es comenzar el tratamiento tan pronto como sea posible cuando usted experimenta un brote de síntomas, ya que esto le ayudará a recuperarse más rápido y reducir al mínimo las molestias que sientes. Los más populares tratamientos antivirales para los brotes de herpes simple y herpes zoster son Valtrex y Famvir. Estos tratamientos, evitan la propagación del virus, empujando de nuevo en un estado latente.

El herpes labial

El herpes labial es muy común y se caracteriza por ampollas llenas de líquido que aparecen en o alrededor de la boca.

El herpes labial es causado generalmente por una cepa diferente del virus del herpes simple, la mayoría de nosotros nos contagiamos de este virus durante la infancia, con síntomas sólo aparecen después de la pubertad.

El virus es altamente contagioso y puede transmitirse de una persona a otra al besarse o compartir un cepillo de dientes.

La mayoría de los adultos que contraen el virus tienden a mostrar síntomas de un par de semanas después de contraerla. Si se deja sin tratamiento, los síntomas de herpes labial puede tomar hasta dos semanas para sanar completamente.

Algunas personas pueden ser más susceptibles a los brotes de herpes labial y la experiencia ordinaria cada dos años, mientras que otros sólo notan síntomas dos veces al año o menos.

Visita aquí nuestra página de herpes labial para averiguar como curar esta condición.

Herpes Zoster

El herpes zóster es una erupción incómoda ya veces muy dolorosa que es causada por el virus del herpes zoster, el mismo virus que causa la varicela.

Después de un brote de varicela, el virus permanece en su cuerpo y permanece latente en las células nerviosas. En algunas personas el virus puede reactivarse en la vida posterior, cuando se produce una erupción, o el herpes.

No todas las personas que han tenido varicela herpes zóster y no es del todo evidente lo que hace que el virus del herpes se active nuevamente.

Algunas personas experimentan síntomas leves, mientras que otras personas experimentan fiebre, malestar general y dolores de cabeza.

Algunos de los primeros síntomas que suelen aparecer antes de un brote real es el dolor del nervio, la picazón y hormigueo en un área específica. Severo dolor de los nervios a veces pueden durar más que la erupción actual.

A diferencia del herpes labial y el herpes genital, herpes zoster no es contagiosa. Pero si usted no tuvo varicela de niño, se podría contagiar de alguien con los síntomas del herpes inflamadas.

Visita nuestra página de herpes zoster para averiguar como tratar esta condición.

El herpes genital

El herpes genital es una infección altamente contagiosa de transmisión sexual que es comúnmente causada por el virus del herpes simple.

Por lo general, se manifiesta en ampollas de agua incómodas y dolorosas, llagas rojas y úlceras en y alrededor de los genitales, las nalgas, los muslos y el ano.

Al entrar en contacto físico con una persona con síntomas activos es como la mayoría de las personas contraen el virus, pero pude ser difícil de evitar porque en algunos casos el virus puede propagarse incluso si los síntomas no son visibles.

Los síntomas del herpes genital no son siempre perceptible de inmediato y se estima que casi el 80% de las personas portadoras del virus no son conscientes de que lo tienen.

En algunos casos, la gente puede experimentar los síntomas de inmediato con los brotes que se repiten periódicamente incómodas para el primer año o más después de haberse infectado.

Visita nuestra página de herpes genital para saber como tratar esta condición.

Clases de Virus

Muchas personas quieren saber qué es el herpes viral. La respuesta es la siguiente: es una infección causada por un virus. Los tipos de herpes son dos: el herpes simple y el herpes zóster. A su vez, el herpes simple se divide en dos tipos.

El virus herpes simple de tipo 1 se manifiesta en la cara, los labios, la boca y la parte superior del cuerpo, mientras que el virus herpes simple de tipo 2 se presenta en los genitales, las nalgas, el área del ano y la parte inferior del cuerpo.

Quienes escriban en un buscador de Internet la frase “herpes virus” aprenderán sobre los síntomas de esta afección, la forma de contagio y las soluciones para lidiar con esta dolencia.

Ya hemos visto qué es el herpes. Ahora aprendamos acerca de cuántos tipos de herpes hay y cuáles son sus características.

Herpes simple, herpes tipo 1 y 2

El herpes simple es uno de los virus más comunes. En muchos casos no se presentan síntomas. En otros, aparecen llagas cerca de la zona a través de la cual el virus llegó al cuerpo. Estas llagas se transforman en ampollas que causan picazón y dolor.

Después de un tiempo, que depende de cada caso particular, las ampollas desaparecen. La mayoría de las personas tiene brotes varias veces al año. Determinados medicamentos ayudan al cuerpo a combatir el virus de manera temporaria y pueden ayudar a mejorar los síntomas y disminuir los brotes.

Existen dos clases de herpes: herpes tipo 1 y 2. La principal diferencia entre ambos radica en los síntomas.

El herpes 1 se caracteriza por la aparición de ampollas alrededor de la boca y en la cara, mientras que en el herpes 2 las ampollas se manifiestan en la zona genital. En ambos caso las ampollas son dolorosas, están llenas de líquido y por lo general tienen un borde de color rojo.

Otra diferencia entre estos dos tipos es la edad en la que el virus entra al cuerpo.

El tipo 1 es más común y, por lo general, las personas lo contraen cuando son niños pequeños.

Además de aparecer alrededor de la boca puede presentarse en otras partes de la cara, como las mejillas.

El día anterior a la aparición de un brote, se puede sentir comezón, hormigueo o ardor.

Las molestas ampollas desaparecen por sí solas en el lapso de dos semanas a partir de su aparición, pero los medicamentos antivirales pueden aliviar los síntomas o reducir la duración del brote.

La primera vez que una persona padece un brote es probable que también presente síntomas similares a los de la gripe: fiebre, dolor muscular e inflamación de glándulas.

El protector solar es fundamental para combatir las ampollas en la cara. Puede hacer que los pacientes eviten un nuevo brote y reduce la picazón que provocan las ampollas existentes.

Se debe aplicar un stick de alta protección para los labios cada dos horas. El resto de la cara se debe cubrir con productos solares de protección alta.

Complementar con la aplicación de un agua termal calmante y suavizante o una crema de hidratación después de la exposición al sol.

El herpes tipo 2 se contagia sólo a través del contacto sexual. Por lo tanto, afecta principalmente a adolescentes y a adultos jóvenes.

Se puede contraer la infección al tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales con una persona que tenga la enfermedad.

El líquido que se encuentra en la llaga contiene el virus y el contacto con ese líquido puede causar la infección.

Se puede contraer herpes de una pareja sexual infectada que no tenga llagas visibles o que no sepa que está infectada.
Las llagas del herpes genital se ven como una sola o un grupo de ampollas en los genitales y en la zona del ano.

Las ampollas se abren y dejan llagas dolorosas que pueden tardar semanas en desaparecer.

En las mujeres se manifiestan en los labios vaginales externos, la vagina, el cuello uterino, alrededor del ano, en los muslos y en los glúteos.

En los hombres, las zonas más afectadas son el glande (final del pene), el prepucio, el cuerpo del pene y el ano.

Si nota ampollas en su zona genital, o si su pareja padece una enfermedad de transmisión sexual o los típicos síntomas que las caracterizan (llagas en los genitales, secreciones con olor, ardor al orinar, o sangrado irregular entre menstruaciones, en el caso de las mujeres) consulte con su médico de confianza de manera inmediata.

Un paciente que tuvo en su cuerpo el tipo 1, puede contraer el tipo 2. Pero es poco frecuente que una persona expuesta al tipo 2 adquiera el tipo 1, porque desarrolla una especie de inmunidad.

Aunque los dos virus pueden causar brotes en la cara y en los genitales, lo más común es que el tipo 1 aparezca en la parte superior del cuerpo y el tipo 2 en la parte inferior.

Ambos pueden evitarse con la información adecuada.

  • Evitar el contacto directo con lesiones producidas por herpes
  • llevar siempre un bálsamo humectante para evitar que los labios se resequen
  • evitar compartir utensilios con personas que tienen herpes oral
  • lavar toallas y ropa de cama en agua hervida después de cada uso
  • evitar el sexo oral si se tiene herpes bucal
  • no tener relaciones sexuales con desconocidos y utilizar preservativos durante las relaciones sexuales son métodos preventivos que hay que aplicar constantemente.

Cuando la prevención no es suficiente y se contagia de esta afección, la clave es recibir tratamiento tan pronto como sea posible y no contagiar por negligencia a otra persona.

Los fármacos que se utilizan para combatir el herpes son conocidos como antivirales. Ellos son el aciclovir, el velaciclovir y el famciclovir. Se aplican en dos tipos de terapias, conocidas como terapia episódica y terapia supresiva.

La terapia episódica se implementa al surgir los primeros síntomas de la enfermedad.

El medicamento indicado por el profesional de la salud se ingiere durante unos pocos días. Esta terapia es efectiva si se pone en práctica apenas surgen los síntomas. Ayuda a contenerlos y acorta la duración de los brotes, pero no tiene efecto sobre la frecuencia de los mismos.

En la terapia supresiva se consumen medicamentos antivirales todos los días por periodos prolongados de hasta un año. Reduce el número de brotes y la frecuencia de su aparición.