Saltar al contenido
Cura Para El Herpes

Herpes en las Manos – Causas y Tratamiento

El herpes es una enfermedad muy común entre las personas, pero sobre todo en las que tienen tendencia alérgica. Este padecimiento trae un malestar muy grande para todos aquellos que lo tienen en su organismo.

La infección por herpes puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Es una enfermedad viral que puede ser causada por el virus del herpes simple, que se clasifica según la zona en donde se encuentre la infección.

Los más conocidos son el herpes zoster, el oral, labial o febril, el herpes genital, pero también puede aparecer en las manos y los dedos de esta. En el siguiente artículo te hablaremos  sobre el herpes en las manos, sus causas y su tratamiento.

El nombre de virus que causa esta enfermedad se denomina virus del herpes simple o VHS y es una patología sumamente contagiosa y de fácil propagación.

En su fase inicial el herpes en manos y dedos pasa por un ciclo de fase activa y fase remisión. La primera fase puede durar de 2 a 21 días dependiendo del caso, mientras que durante la segunda las llagas que aparecen por el virus llegan a desvanecerse por completo.

En la mayoría de los casos una persona puede estar infectada solo una vez durante su vida, sin embargo, hay casos aislados donde puede haber una recaída y se puede volver a tener la enfermedad.

Las ampollas aparecen generalmente en la parte de arriba de las manos, los dedos y la zona de las uñas.

Causas

Una de las causas principales de la aparición del herpes en las manos es la presencia en el organismo del virus de la varicela. Luego de que una persona contrae varicela, este virus puede estar en el cuerpo humano en un estado latente o silencioso hasta que se activa. Cuando esto sucede entonces empieza la infección por herpes.

Sin embargo, existen otras causas como su propagación a través del tacto, puesto que es una enfermedad muy contagiosa.

Es importante mencionar que si el herpes se encuentra en una parte del cuerpo este se puede extender hasta otros sitios. Por lo tanto, en el caso del herpes en la mano hay que tener especial cuidado.

¿Cómo se transmite el virus del herpes?

Este virus contagioso puede transmitirse a través de diferentes vías, siendo la más común a través del tacto, como por ejemplo por medio de un apretón de manos o un abrazo, tocar artículos del hogar contaminados, secarse las manos con una toalla infectada, etc.

También puede propagarse cuando se tiene sexo y durante el embarazo, si la madre está infectada puede pasárselo a su hijo.

Síntomas en manos y dedos

En el caso de herpes en las manos y en los dedos es más probable que este aparezca más en la parte de arriba de las manos, en los pulgares y en los dedos índices.

La sintomatología propia del herpes puede presentarse de 2 a 21 días luego de haberse expuesto al virus.

El primer síntoma que aparece es la sensación de quemazón y hormigueo junto con dolor, luego el área afectada se enrojece, se comienzan a inflamar los dedos y aparecen ampollas agrupadas en toda la zona afectada. Las pústulas son de color rojo brillante y tienen un líquido en su interior.

Además de las ampollas, el virus del herpe en manos y dedos viene acompañado con otros síntomas como la fiebre, inflamación de ganglios linfáticos en el área de las axilas y el codo y molestia generalizada.

¿Cómo tratar el herpes en las manos?

Es muy importante prestar atención a los síntomas que se presentan luego de la aparición del herpes en manos y dedos para saber cómo tratarlo.

Una de las primeras medicinas que indican son los medicamentos antivirales que pueden tomarse o aplicarse en la zona afectada, pero visitar al médico es el primer paso que debemos dar para que trate bien el padecimiento y no hayan recaídas.

Es importante tomar medidas preventivas cuando se confirma la presencia del virus, como por ejemplo, lavarse bien las manos con agua tibia y jabón, mantener el área afectada limpia y desinfectada con los medicamentos indicados, lavar la ropa de la persona infectada a parte y hacerlo con agua caliente, tratar de tener el mínimo contacto con el paciente y si la condición no mejora, te recomendamos que vuelvas a visitar al médico.