Saltar al contenido
Cura Para El Herpes

Baños de Asiento y Aceite de Ricino Para el Herpes Genital

Estás buscando un tratamient opara el herpes genital ? No importa si eres hombre o mujer porque en este artículo te ofrezco 2 opciones que se pueden aplicar en ambos casos.

Como primera medida te indicaré algunas cuestiones importantes de la enfermedad y luego pasaré a comentarte qué recetas naturales te pueden servir para recuperar tu salud.

Herpes genital: Conociendo el problema

Como me gusta decirles a todos los que me consultan por un herpes genital tratamiento: la mejor manera de atravesar este problema es aprendiendo sobre él.

Quizás no entiendas muy bien a lo que me refiero. Déjame que lo explique. La mayoría de las personas que tienen herpes no lo saben o bien si están enteradas no conocen de qué manera evitar contagiarlo a otros.

Entonces, el herpes genital está incluido dentro de las enfermedades que son transmitidas sexualmente. Esto quiere decir que para que ingrese en tu cuerpo debes haber intimado con alguien que tenía el virus. Pero no sólo ello, esa persona en el momento del acto tenía una ampolla o brote activo en el pene o vagina.

Es probable que no te hayas dado cuenta de la situación. ¡Y hasta que la otra persona no lo supiera tampoco! Esto sucede en los casos en que el herpes no tiene síntomas. Todo dependerá del virus que tenga la persona.

Si se ha contagiado de herpes del tipo 1 (HSV-1) es más frecuente que el paciente no presente signos notorios del paso de la enfermedad. Pero si tiene herpes del tipo 2 (HSV-2) esto es muy extraño. Es decir que el 99% de los pacientes con herpes genital padecen los síntomas.

Que le resten importancia es otra cosa muy diferente.

Herpes genital tratamiento: 2 opciones a tu disposición

En realidad, hay muchas alternativas dentro. En esta ocasión te indicaré dos que a mi criterio son efectivas y te pueden ayudar si es tu primer brote (el más severo y doloroso).

  • Remedio N° 1: Baños de asiento

¿Cómo se hacen? En un recipiente grande pon agua tibia hasta las ¾ partes. Luego echa un puñado de sal gruesa o gorda y deja que se disuelva. En tercer lugar sumerge los genitales en el agua.

Tienes que quedarte por lo menos 15 minutos en esa misma posición por lo tanto trata de conseguir un recipiente cómodo. Cuando el agua se enfríe levántate y seca usando el secador de pelo en frío. Así las llagas se secarán más rápidamente.

  • Remedio N°2: Aceite de ricino

Es excelente para cualquier tipo de infección cutánea por lo tanto sirve para tratar las úlceras. Compra en una casa naturista. Moja un trozo de tela en el aceite y coloca en la zona afectada. Cubre con una tela de plástico para que no se mueva.

Deja actuar este herpes genital tratamiento durante 1 hora y retira.

También quiero recomendarte una alternativa más completa y totalmente segura. Me refiero al método del PROTOCOLO DEFINITIVO DEL HERPES, de Melanie Addington. Esta guía te ayudará a superar el problema de la mejor forma posible, potenciando el poder de autocuración que todos tenemos.

Su plan de acción es simple y eficaz: se basa en la incorporación de alimentos con propiedades especiales que mejoran tu sistema inmune rápidamente, y que debilitan al mismo tiempo al virus.

También hay una serie de hábitos que tendrás que practicar a diario, para evitar recaídas. De esta forma, podrás reducir al mínimo la posibilidad de un rebrote y evitarás el contagio y las molestias asociadas con este herpes tan nefasto.