Saltar al contenido
Cura Para El Herpes

El Herpes Genital Aumenta el Riesgo de Infectarse con el VIH

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual que afecta a casi una quinta parte de la población de EE. UU. Estudios recientes muestran que estar infectado con el herpes genital puede aumentar sus probabilidades de contraer el VIH, el virus que causa el SIDA. Los estudios también muestran que el herpes genital puede contribuir a algunas complicaciones graves para las personas que ya están infectadas con el VIH.

El herpes es una enfermedad de transmisión sexual que se presenta en dos variedades, HSV-1 y HSV-2.. El HSV-1 generalmente afecta el área oral, aunque ocasionalmente puede impactar el área genital.

El HSV-2 afecta principalmente el área genital y generalmente se considera la más problemática de las dos variedades de herpes. HSV-1 y HSV-2 pueden afectar el área genital, y los síntomas relacionados con el herpes genital incluyen ampollas o llagas en el área genital.

Estas llagas generalmente se presentan en un brote inicial poco después de que la persona infectada contraiga el herpes. Algunas personas infectadas tienen brotes posteriores, pero estos brotes tienden a ser menos graves que el original.

Tanto el HSV-1 como el HSV-2 se han relacionado con el aumento de las posibilidades de que las personas infectadas contraigan el VIH, aunque el HSV-2 parece ser un factor más en el aumento del riesgo de infección por VIH. El VIH, por supuesto, es un virus de inmunodeficiencia de transmisión sexual que afecta negativamente la capacidad del cuerpo para combatir infecciones.

Una vez que la capacidad del cuerpo para combatir una enfermedad está suficientemente comprometida, la infección por VIH se clasifica como SIDA. El SIDA ha sido responsable de millones de muertes en todo el mundo, ya que los sistemas inmunitarios de las personas infectadas no pueden combatir otras infecciones oportunistas.

Las investigaciones indican que el herpes genital aumenta el riesgo de infectarse con el VIH, especialmente durante un brote de herpes.

Un brote de herpes es cuando la enfermedad causa una erupción de ampollas y llagas en el área genital. Cuando una persona infectada con herpes genital tiene un brote, el sistema inmunitario de esa persona trata de curar las llagas, concentrando así muchas células inmunitarias en un solo lugar.

Estas son las células que el VIH comúnmente infecta. Si, durante las relaciones sexuales, la sangre, el fluido vaginal o el semen de una persona infectada con SIDA entra en contacto con una úlcera herpética, la persona con herpes corre un alto riesgo de contraer el VIH.

Por el contrario, una persona infectada con VIH y herpes corre un mayor riesgo de infectar a su pareja porque las llagas pueden aumentar la exposición de la pareja a la sangre de la persona infectada.

Las personas infectadas con VIH corren un mayor riesgo de ser infectadas con herpes que la población general debido a su estado inmune debilitado como resultado de la enfermedad.

Complicaciones si tienes Herpes y VIH

Si tienes herpes y VIH, puedes sufrir algunas complicaciones muy serias. Según la investigación, el herpes puede empeorar el VIH y viceversa. Los estudios demuestran que las infecciones de herpes activas pueden acelerar el proceso de replicación del virus del VIH.

Esto significa que el VIH se hará copias de sí mismo más rápidamente, destruyendo más células del cuerpo que combaten las enfermedades y acelerando la aparición del SIDA.

Con respecto al herpes, el VIH puede conducir a brotes más frecuentes y graves. Esto sucede porque el VIH debilita el sistema inmunológico de la persona infectada, lo que hace más probables los brotes de herpes y limita la capacidad del cuerpo para curar rápidamente las llagas y mitigar los efectos del virus.

Una combinación de VIH y herpes también plantea algunos problemas de tratamiento bastante importantes. Para las personas con VIH y herpes, se necesitarán dosis más altas de medicamentos antivirales para tratar el herpes que para las personas con solo herpes.

El problema se complica con el hecho de que muchas personas con VIH y herpes tienen cepas de herpes que no responden bien a los medicamentos antivirales habituales para tratar el herpes. Se ha demostrado que los

tratamientos contra el herpes, como el aciclovir, tienen un impacto en el retraso de la replicación del VIH. Es importante tener en cuenta, sin embargo, que la terapia de supresión del herpes no reduce las posibilidades de infección por el VIH, más allá de eliminar algunos de los riesgos adicionales relacionados con los brotes frecuentes de herpes.

Una forma importante de reducir las infecciones por el VIH y el herpes es a través de chequeos regulares de ETS. Debido a que estas dos enfermedades pueden ser asintomáticas durante bastante tiempo, las personas pueden pasar años sin saber que están infectadas con una u otra. Esto aumenta las posibilidades de que estas personas infectadas sin saberlo puedan infectar a otros.

Las pruebas frecuentes mantendrán informadas a las personas sobre su estado con respecto al VIH y el herpes, y si las personas descubren que tienen VIH, herpes o ambos, tomarán medidas para tratar su enfermedad y evitarán que se propague a otros.

Debido a las graves complicaciones que pueden tener el VIH y el herpes cuando ambos están presentes, las personas con estas enfermedades deben consultar cuidadosamente a sus proveedores de atención médica para controlar sus enfermedades y prevenir su propagación.

Referencias: Incidencia del VIH y del herpes genital (VHS-2)Revista médica cubana