Saltar al contenido
Cura Para El Herpes

Herpes en la Cara: Las 4 Etapas De Un Brote

El herpes cara o herpes facial se presenta a causa del virus del herpes tipo 1 o HSV 1. Es muy común y suele presentarse con ampollas causadas por la fiebre, ampollas por las quemaduras del sol y se puede derivar del herpes oral.

El herpes en el rostro se caracteriza por que aparecen grupos de ampollas llenas de fluido en la piel enrojecida en inflamada.

Es común que se dé una sensación de calor e incomodidad en la etapa previa a que la lesión se haga visible; la piel y las mucosas se vuelven sensibles y dolorosas.

Es importante reconocer sus síntomas y actuar rápidamente para que estos no se vuelvan realmente insoportables.

Las 4 fases del herpes en la cara

El virus del herpes simplex puede mantenerse oculto en los nervios por toda la vida o también es posible que se active en el cuerpo ocasionalmente. Muchas personas no tienen crisis pese a tener esta infección, mientras que otras presentan brotes continuos.

En el caso del herpes en la cara, el brote suele pasar por las siguientes fases:

1. Una sensación anormal de temblor u hormigueo en la zona de la piel en que aparecerán las lesiones.

2. Pequeñas o notorias inflamaciones y luego la aparición de ampollas que están llenas de fluido y que suelen ser bastante dolorosas.

3. Algunas de las ampollas estallan y forman pequeños cúmulos o costras, pero otras permanecen llenas de ese líquido característico que puede ser de color variable.

4. Después de cierto periodo de tiempo las ampollas se secan, desaparecen y sanan por completo sin dejar cicatrices (esto sucede después de 8 o 10 días del inicio del brote), aunque después puedan volver a aparecer.

Es posible contagiar y ser contagiado de esta infección durante todo el proceso, hasta que las ampollas están completamente sanadas.

Herpes en la Cara: Posibles complicaciones

Las heridas pueden ser infectadas por la acción de agentes bacterianos. Si no se tienen los cuidados necesarios, la afección puede expandirse hasta alcanzar los ojos.

En pacientes que tienen enfermedades como la dermatitis atópica, el herpes facial ha llegado a expandirse hacia áreas extensas de la piel.

Cuando las ampollas características del herpes son bastante numerosas y los brotes son demasiado graves, puede ser señal de otra enfermedad como la neumonía o el VIH, una condición que afecta el sistema inmunológico y posibilita que más virus entren al cuerpo.

Como precauciones, es importante tener una higiene correcta y evitar el contacto directo con personas que tienen esta enfermedad.

Si se trata de una persona que ya tiene herpes cara o en otros lugares del cuerpo, se recomienda no usar productos demasiado abrasivos como detergentes y jabones, no tener contacto con áreas de la piel que no están infectadas sin antes haberse lavado correctamente.

Por último, es clave tener una alimentación que provea la cantidad suficiente de nutrientes para fortalecer el sistema inmunológico. Siguiendo el programa del PROTOCOLO DEFINITIVO DEL HERPES, de Melanie Addington te asegurarás de darle a tu organismo lo que necesita para recuperar sus defensas al máximo.

Pero además tendrás un plan de acción completo para evitar que el herpes simple en la cara se convierta en una verdadera pesadilla.